El ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, ha conocido de primera mano la apuesta de Repsol por la innovación tecnológica para avanzar en la transición energética en una visita este jueves al centro Repsol Technology Lab que la compañía posee en Móstoles (Madrid).

Duque ha estado acompañado en su visita al centro de innovación de Repsol por el presidente de la compañía, Antonio Brufau; el director general de Transición Energética, Sostenibilidad y Tecnología, Luis Cabra, y el director general de Comunicación, Relaciones Institucionales y Presidencia de la multienergética, Arturo Gonzalo, informó el grupo.

El ministro ha podido conocer las líneas estratégicas que Repsol está desarrollando para transformar sus negocios, con el objetivo de avanzar en la transición energética y alcanzar la meta de cero emisiones netas en el año 2050.

A la visita también ha asistido la alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse, la concejala de Empleo y Nuevas Tecnologías, Rebeca Prieto, así como Javier Ponce, director general del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, y Jaime Martin, director corporativo de Tecnología y Corporate Venturing de Repsol.

Asimismo, los investigadores que lideran los proyectos han explicado de primera mano al ministro los desarrollos tecnológicos en los que participan en materia de digitalización y aplicación de la inteligencia artificial, la economía circular y el hidrógeno renovable.

 

APUESTA POR LA NEUTRALIDAD TECNOLÓGICA

Con la ambición de liderar la transición energética, Repsol apuesta por la neutralidad tecnológica. Por ese motivo está desarrollando un amplio abanico de tecnologías que aportan soluciones al cambio climático, convencida de que todas ellas serán necesarias para hacer frente al reto de la descarbonización, si el marco regulatorio permite que compitan entre sí libremente y en igualdad de condiciones, para optar finalmente por aquellas más eficientes en costes.

Repsol apuesta por la digitalización y la tecnología como herramientas fundamentales en la transición energética, junto con la eficiencia energética, la economía circular, el hidrógeno renovable y la captura y uso del CO2 como palancas clave en las que la compañía apuntala su estrategia para transformar todos sus centros industriales en polos multienergéticos capaces de generar productos de baja huella de carbono, nula o incluso negativa.

Para alcanzar sus objetivos, la compañía incrementará la generación renovable hasta alcanzar los 7,5 gigavatios (GW) en 2025 y duplicará la cifra hasta los 15 GW en 2030; producirá 1,3 millones de toneladas de biocombustibles sostenibles en 2025 y más de dos millones en 2030; y producirá hidrógeno renovable con una capacidad de 400 MW en 2025, con la ambición de alcanzar los 1,2 GW en 2030 y liderar este mercado en la Península Ibérica.

Repsol Technology Lab es un centro de investigación puntero en el que la compañía cuenta con más de 240 científicos e investigadores. Las principales líneas de investigación que se abordan en estos momentos están relacionadas con la descarbonización de la industria, el hidrógeno renovable en toda la cadena de valor, generación, almacenamiento, gestión y uso eficiente de la energía, el desarrollo de nuevas composiciones de combustibles sostenibles y materiales avanzados o la creación de métodos matemáticos y de simulación avanzada para la mejora de la eficiencia en las operaciones.

El grupo energético ha invertido 380 millones de euros durante los últimos cinco años, 70 de ellos en 2020, un año marcado por el difícil contexto de la pandemia.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.