El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, será el primer orador que intervendrá el lunes, 1 de noviembre, en el plenario de alto nivel de la XXVI Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU (COP26) que se celebrará en la ciudad escocesa de Glasgow (Reino Unido) desde el 31 de octubre al 12 de noviembre.

Fuentes de Moncloa han informado que Sánchez llegará a Glasgow el mismo lunes por la mañana –tras asistir el fin de semana en la Cumbre del G-20 en Roma (Italia)– para participar en el evento inicial con los líderes mundiales, que tendrá lugar los días 1 y 2 de noviembre, con el fin de resaltar la importancia de las negociaciones climáticas que se extenderán, al menos, hasta el 12 de noviembre.

En el evento, el presidente estará acompañado por la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

Moncloa considera que el hecho de que Sánchez sea el primero en intervenir en la sesión, en torno a las 13.45 hora local, es un reconocimiento al liderazgo de España en materia de cambio climático y al papel «decisivo e impresionante» que hizo España al organizar la COP25, cuando asumió la organización y negociación de la cumbre del clima tras renunciar Chile a acoger el encuentro en su país por las revueltas sociales.

Según la organización de la COP26, los días 1 y 2 de noviembre los jefes de Estado y de Gobierno celebrarán una sesión plenaria conjunta de los órganos rectores en la que se escucharán las declaraciones de los países.

Así, de acuerdo con la práctica habitual hay una lista de oradores para la fase de alto nivel, previa solicitud, aunque las intervenciones de los jefes de Estado o de Gobierno no deberán exceder de tres minutos.

Sánchez llegará a Cumbre en Glasgow el día 1, en torno a las 11.30 horas para participar en la apertura que tendrá lugar sobre las 12.00 horas, con la intervención del primer ministro británico Boros Johnson. Su discurso en el plenario está previsto sobre las 13.45 horas del Reino Unido (14.45 horas en España peninsular).

Una vez finalizada su declaración en ese evento, Sánchez mantendrá una reunión bilateral posterior con el primer ministro de Líbano, Najib Mikati, solicitada por Gobierno del país de los cedros. Aunque fuentes del Gobierno han confirmado que el presidente regresará el mismo día 1 a Madrid, no está aún clara la hora de vuelta, que depende de si finalmente tendrá lugar o no una recepción oficial ofrecida por la Casa Real Británica, que aún sigue sin confirmarse.

Por otro lado, respecto a la presencia española a lo largo de las dos semanas de duración de la COP26 Moncloa destaca que será la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, quien lidere las posición española en las negociaciones, aunque es poco realista pensar que pueda permanecer allí los quince días.

De acuerdo con el programa de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU, tras esta primera fase de alto nivel que abrirá la COP26 los días 1 y 2, la segunda fase se reanudará el martes 9 de noviembre, de modo que, a falta de confirmación por parte del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, cabe pensar que Teresa Ribera regresará de nuevo a la ciudad escocesa en esas fechas.

Quien sí permanecerá a lo largo de toda la cumbre serán la directora de la Oficina Española de Cambio Climático, Valvanera Ulargui, y su equipo negociador, según señaló esta misma semana el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Fuentes del Gobierno reconocen que este año la COP va a ser compleja porque tienen que cerrarse los temas que quedaron sin resolver en Cumbres anteriores y valoran que el éxito de la cita escocesa se medirá en tres indicadores.

En primer lugar, en el cumplimiento de las promesas de solidaridad por parte de los países desarrollados para cerrar la brecha de financiación de 20.000 millones que faltan para cumplir el compromiso de 100.000 millones de dólares anuales para la adaptación y mitigación del cambio climático en países en desarrollo.

Por otro lado, será importante conocer el aumento de la ambición de los planes nacionales de los países para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y, en tercer lugar, aspectos más técnicos como el funcionamiento de los mercados de carbono o la transparencia en la acción climática.

En ese sentido, España viaja a Glasgow dentro del compromiso de la Unión Europea que se ha comprometido a reducir sus emisiones un 55 por ciento de aquí a 2030 y lograr la neutralidad climática en 2050.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.