El Gobierno de Portugal ha anunciado que cuenta con un colchón de 815 millones de euros para que los precios récord del mercado mayorista de electricidad no se conviertan en subidas de la factura de consumidores domésticos e industriales e insistió en que en 2022 no habrá aumentos en el mercado regulado.

«No habrá aumento del precio de la electricidad para los consumidores domésticos del mercado regulado durante 2022», aseguró el ministro de Medioambiente, João Matos Fernandes, en una rueda de prensa realizada en Lisboa sobre el precio de la electricidad.

Matos Fernandes explicó que, debido a la «preocupación» mostrada por consumidores y empresarios por la escalada de precios en el mercado mayorista ibérico, el Gobierno decidió presentar de forma anticipada sus propuestas para hacerle frente.

«Estamos en condiciones de tranquilizar a los ciudadanos y garantizar una gran estabilidad de precios», insistió.

Las propuestas suman un colchón de 815 millones de euros, entre los que se incluyen 120 millones de los ingresos extra que está teniendo por el aumento del precio del carbono y del mayor número de licencias, y 110 millones de la contribución extraordinaria que paga el sector energético al Estado.

El Ejecutivo también cuenta con 100 millones que se ahorrará con el fin del sobrecoste de los contratos de adquisición de energía de la central a carbón de Pego -que cesa su actividad en noviembre- y otros 100 de la revocación del mecanismo de interrumpibilidad.

También se prevé una plusvalía para el sistema eléctrico por la producción a base de renovables de 250 millones de euros, y se ha creado un «colchón» extra de 135 millones destinado a aliviar los precios de los clientes industriales.

Estos 815 millones permiten, según el ministro, asegurar que no habrá subidas en 2022 en el mercado regulado, donde están el 15 % de los clientes, y prever que tampoco las habrá en el libre, donde está el 85 % restante.

«Si los consumidores fueron al mercado no regulado fue porque encontraron ahí tarifas más ventajosas. Si por alguna razón el próximo año tuviese tarifas superiores, el cambio al mercado regulado está a distancia de una llamada o un email y es inmediato», dijo.

El ministro explicó además que, con las tarifas y subidas aplicadas durante 2021, la factura de la luz de los portugueses que están en el mercado regulado cerrará el año con un incremento de sólo el 1,6 % respecto a diciembre de 2020.

En Portugal las tarifas reguladas no están directamente ligadas al mercado mayorista como en España, sino que las establece la Entidad Reguladora de los Servicios Energéticos (ERSE), por lo que no se están sintiendo tanto los récords registrados en el mercado mayorista como en el país vecino.

Matos Fernandes aseguró además que la factura de la luz en Portugal no es más cara que en España.

«Es una frase común decir que la electricidad en España es más barata que en Portugal. Es falso», afirmó rotundo.

Según Eurostat, Portugal tenía en 2015 la electricidad más cara de Europa en relación con el poder de compra de sus ciudadanos, pero desde entonces ha ido bajando de posición y cerró 2020 como la octava más elevada.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.