Repsol confirmó este jueves que espera tener limpio en febrero el mar y las playas de Perú afectadas por el derrame de petróleo ocurrido el pasado 15 de enero y en marzo los acantilados y zonas rocosas, mientras que reconoció que el área afectada es de 105 kilómetros cuadrados, una superficie ampliamente superior a los 11,9 kilómetros cuadrados sobre los que había informado el Gobierno peruano.

De acuerdo al cronograma que Repsol ha trasladado al Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) de Perú, a mediados de febrero la empresa espera culminar la recogida del crudo que aún queda en el mar y para finales del mismo mes espera tener limpias las playas.

Para marzo «quedarán solo acantilados o zonas rocosas de difícil acceso que requieren de unos trabajos específicos que hay que llevar a cabo con las máximas medidas de seguridad para salvaguardar al personal especializado», según precisaron a Efe fuentes de Repsol.

«La mancha de petróleo alcanzó su máxima extensión de 105 kilómetros cuadrados, hoy apenas quedan algunas manchas de dimensiones pequeñas, ya solo quedan residuos», declaró este jueves José Terol, experto de Repsol a cargo del Centro de Control de la Emergencia que la empresa española tiene en la Refinería La Pampilla, ubicada en Ventanilla, municipio de la región portuaria del Callao, colindante con Lima.

Durante una visita con medios de comunicación a las instalaciones de la refinería, Terol ratificó que la compañía confía en acabar la limpieza del derrame en los últimos días de marzo.

«La finalización de la limpieza será en las partes de la costa que tienen acantilados, zonas de difícil acceso, cuyo trabajo va a ser mucho más lento y especializado, ya que son áreas muy peligrosas y la rompiente del mar es muy fuerte, contamos con algún buzo que nos está ayudando a llegar», explicó Terol, quien estimó que la situación será «aceptable» a finales de marzo.

La empresa cuenta con un comité de expertos internacionales que, entre otras cuestiones, estudian cómo actuar y acometer la limpieza en estas zonas sensibles y complejas para el bien de los profesionales que están llevando a cabo estas labores y la biodiversidad afectada.

En cuanto a la situación en las aguas, Repsol aseguró que, si el tiempo es favorable, a mediados de febrero «ya no habrá manchas significativas en el mar».

La empresa petrolera cuenta con un operativo de casi 3.000 personas repartidas en labores de limpieza, de las cuales 90 trabajan en el Centro de Control en la misma refinería para coordinar, revisar y evaluar las técnicas y los diferentes equipos.

Para monitorear y dirigir los operativos, este Centro de Control situado a unos 30 kilómetros del centro de Lima, cuenta con 18 satélites e inteligencia artificial que ayuda a localizar la posición y el tamaño de las manchas en las aguas del mar peruano.

Además de tecnología y expertos, la empresa recalcó la importancia de estar en continuo contacto con las autoridades locales para coordinar y responder las cuestiones que plantean a diario.

Hasta la fecha, ya son unos 50 los kilómetros del litoral impactados por el derrame de al menos 10.396 barriles de crudo (1,65 millones de litros), según datos de la empresa, que en un principio señaló que habían sido 6.000 barriles. Las autoridades peruanas, en cambio, informaron de 11.900 barriles (1,9 millones de litros).

 

PARALIZACIÓN DE LA ACTIVIDAD

El Gobierno de Perú paralizó este lunes las actividades de carga y descarga de barcos petroleros en La Pampilla, una decisión que la petrolera afirmó que espera solucionar con las autoridades «en aras de garantizar el suministro de sus productos».

Repsol recordó que La Pampilla, la refinería de mayor volumen del país al procesar diariamente 120.000 barriles de crudo, abastece el 40 % del mercado peruano de combustibles y que, por eso, hará «los mayores esfuerzos para evitar el riesgo de desabastecimiento de productos esenciales para los ciudadanos peruanos y el desarrollo del país».

El exministro de Ambiente Rubén Ramírez señaló que esta paralización se mantendrá hasta que la empresa brinde a las autoridades nacionales «las garantías técnicas de que no se va a producir otro daño en el mar de los peruanos», lo que incluye la modificación de los planes de contingencia con acciones más drásticas.

Este jueves, el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado informó que cerca de 180.000 especímenes de aves entre guanay, piqueros y pingüinos fueron registradas en el ámbito de la Reserva Nacional de los Islotes Grupos de Pescadores, las cuales actualmente se encontrarían en peligro ante el derrame de petróleo, que afecta dos áreas naturales protegidas en la zona de Ancón.

Este mismo servicio estatal informó esta semana que desde el pasado 18 de enero están encontrando una media de 10 aves muertas diarias en Islotes Pescadores, lo que suma un total de al menos 170 de estos animales muertos.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.