La energética Repsol iniciará en marzo las obras del poliducto que permitirá transportar crudo a la refinería coruñesa desde el puerto exterior de Punta Langosteira.

El proyecto de traslado del tráfico de crudo al puerto exterior costará más de 126 millones de euros y constituye una de «las principales inversiones comprometidas en la actualidad» por una empresa industrial en Galicia, indica Repsol en un comunicado.

La empresa asegura que la seguridad, el respeto al medioambiente y la protección cultural, con un plan de conservación de los petroglifos serán sus ejes de actuación durante los trabajos de construcción.

Añade que establecerá un protocolo informativo para los vecinos de los entornos sobre el desarrollo de la obra.

La finalización de la fase del traslado de los tráficos de crudo al puerto exterior y la puesta en marcha de la nueva terminal de crudo está prevista para agosto de 2022.

El poliducto tendrá una longitud de 3,8 kilómetros y discurrirá por los municipios de A Coruña y, en mayor medida, de Arteixo, y contará con 11 tuberías soterradas, dos de ellas se destinarán al transporte de crudo entre la refinería y su nueva terminal marítima en el puerto exterior.

Una tercera conducción llevará trasiego de aguas y las ocho tuberías restantes serán para el transporte futuro de otros productos.

La traza del poliducto tendrá una anchura útil de 10 metros para la instalación de las 11 líneas y contará con dos metros adicionales a ambos lados, que permitirán el acceso para vigilancia y mantenimiento.

La empresa contratista, Sacyr Construcción, está realizando la preparación de los trabajos para que las obras comiencen el próximo mes de forma simultánea en distintos puntos del trazado.

El proyecto de traslado contempla la obra marina ya en fase final, así como instalaciones auxiliares en la zona de Punta Langosteira, tanto en el pantalán como en tierra, y modificaciones en la refinería, cuyas obras se desarrollarán en paralelo a los trabajos del poliducto.

Repsol ya completó el traslado del tráfico de graneles sólidos a Punta Langosteira entre 2015 y 2017.

Las instalaciones del puerto y de la refinería continúan su desarrollo, en estos momentos se lleva a cabo la fase final de la obra civil marina para la descarga de crudo en el puerto exterior, que prevé un nuevo pantalán con capacidad de atraque para buques de hasta 200.000 toneladas de peso muerto.

El pantalán tiene una longitud total de 520 metros y la profundidad del lecho marino sobre el que está construido oscila entre los 30 y los 35 metros.

«Este proyecto es un ejemplo más de la apuesta de futuro de Repsol por la refinería coruñesa, al que se suman los más de 130 millones de euros que el complejo industrial ha destinado en los dos últimos años a paradas de mantenimiento e iniciativas para la innovación y la mejora de su competitividad, así como a proyectos ambientales y de eficiencia energética», indicala empresa.

Concluye que su objetivo es convertir la empresa en una compañía neutra en emisiones contaminantes de CO2 a la atmósfera en 2050.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.