Las autoridades de Perú autorizaron que se retomen durante diez días las actividades de carga y descarga de hidrocarburos de la refinería La Pampilla, operada por la empresa española Repsol y que fueron suspendidas el pasado lunes, después de que el 15 de enero se produjese el derrame al mar de al menos 10.396 barriles de crudo.

La autorización fue dada este sábado en un comunicado por el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), «con la finalidad de garantizar el abastecimiento de petróleo crudo, Turbo A1 e IFO/Diesel Marino/Bunker» en el país.

Esta decisión fue anunciada un día después de que las embajadas de Francia y Países Bajos en el país andino manifestaran al Gobierno de Perú su preocupación sobre el abastecimiento de combustible para sus aerolíneas Air France y KLM, a raíz del corte de suministro dictado tras el derrame de crudo.

Cuando se informó sobre la paralización de operaciones, Repsol afirmó que iba colaborar con las autoridades peruanas para reabrir «lo antes posible» las actividades en La Pampilla, que abastece el 40 % del mercado nacional de combustibles y es la de mayor volumen del país, al procesar diariamente unos 120.000 barriles de crudo.

El OEFA aclaró en su comunicado que la autorización para los trabajos de diez días no implica el levantamiento de la medida administrativa de paralización de actividades, y señaló que seguirá verificando el cumplimiento de las medidas dictadas.

La paralización contempla los cuatro terminales marítimos que tiene La Pampilla para abastecerse de crudo, incluida la moderna monoboya instalada en 2019, la primera de su tipo en el país.

Fue en el terminal número 2 de ese tipo donde se produjo el accidente que causó la catástrofe medioambiental que afectó las playas de Lima y el Callao al soltarse o desprenderse presuntamente la plataforma de colectores, en coincidencia con un nivel inusitado del mar a causa del tsunami generado por la erupción volcánica en Tonga.

En ese sentido, la empresa española presentó este miércoles a las autoridades peruanas los planes para la vuelta de sus actividades, que comprenden la actualización del Plan de Contingencia y el Plan de Gestión ante Derrames de Hidrocarburos en Mar.

Este viernes, una comitiva del Ejecutivo peruano visitó el Centro de Control de la Emergencia que Repsol tiene en La Pampilla, donde la empresa petrolera presentó los avances en las operaciones de limpieza en el mar y litoral peruanos afectados.

Repsol anunció previamente que en febrero espera concluir las labores de limpieza en el océano y en las playas contaminadas, mientras que el último paso será eliminar en marzo el crudo en las zonas de difícil acceso como acantilados y zonas rocosas.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.