La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha destacado el papel de la economía circular como «una pieza básica del modelo de crecimiento, de creación de riqueza y de generación de empleo para conseguir los objetivos de ambición climática marcados».

Así lo ha manifestado este lunes la ministra durante la inauguración de la jornada ‘Economía Circular: el momento es ahora’, coincidiendo con el Día Mundial del Reciclaje, en el Real Jardín Botánico de Madrid.

 

Ribera asegura que España «no sale bien en la foto» de gestión de residuos

 

En esta jornada en la que se han celebrado varias mesas de diálogo sobre economía circular con la participación de empresas líderes y Administraciones territoriales, autonómicas y locales, Ribera ha adelantado las próximas actuaciones del Gobierno para transformar el modo en que se produce y consume en España, así cómo la manera de gestionar los residuos.

Entre estas actuaciones, se remitirá a las Cortes el proyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados que reemplazará la vigente ley de 2011 y que tiene como objetivos reducir en 2030 un 15% los residuos generados en 2010; incrementar las tasas de reciclado de residuos municipales 5 puntos porcentuales cada 5 años desde 2020; y reducir los recipientes alimentarios y los vasos de plástico de un solo uso hasta un 70% en 2030.

Estos objetivos, según ha señalado Ribera, «requieren un cambio profundo de la política de residuos». «Y este cambio debe empezar, sin duda, por la prevención: hemos de ser capaces de reducir de manera notable la generación de residuos», ha sentenciado.

La ministra ha añadido que una adecuada gestión de los residuos generados constituye «la base de un modelo de economía circular exitoso», por eso esta ley «exige nuevas recogidas separadas como biorresiduos, textiles, enseres voluminosos, aceites de cocina usados y residuos domésticos peligrosos».

Ribera ha terminado su intervención haciendo referencia al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que incluye una dotación específica de 850 millones de euros para inversiones en economía circular, que, a su juicio, deben servir para «recuperar el tiempo perdido en materia de inversiones en gestión de residuos, pero también para financiar proyectos empresariales innovadores para introducir la circularidad en sus modelos de producción».

«En definitiva, contamos con un nuevo marco regulatorio, contamos con la posibilidad de movilizar financiación y contamos con empresas dispuestas a liderar el cambio», ha explicado la vicepresidenta, para quien la economía circular «no es una apuesta de futuro, es ya una realidad».

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.