La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha subrayado este jueves la importancia de los pequeños objetivos, como contar con 500.000 techos solares y casi 2.000 municipios con comunidades energéticas locales hasta 2023, en el camino de un sistema energético plenamente descarbonizado.

Estos pequeños pasos son necesarios para dar el salto cualitativo a redes inteligentes, almacenamiento e integración de las perspectivas del tejido industrial, de la ciudadanía y de las administraciones, ha agregado Ribera, que ha participado en el foro “Diálogos sobre el futuro de la energía” celebrado en Cáceres.

 

Ribera remarca el «compromiso firme» del Gobierno con el plan de choque para rebajar la factura de la luz

Organizado por las instituciones europeas y el Gobierno de España, este foro ha abordado diversos aspectos relacionados con la energía, entre ellos los fondos europeos destinados a energías renovables, una mesa redonda en la que ha participado la ministra.

Ribera se ha referido a “la transformación del sistema energético” en España, un camino que, si bien “no es fácil”, cuenta con una cadena industrial de alto valor que se está consolidando. «Hay un gran potencial para organizar todo este proceso», ha añadido.

A su juicio, los fondos de recuperación de la UE juegan un papel muy importante para acometer la transición energética, la cual, tal como ha remarcado, empieza «por lo más pequeño», como el hecho y la posibilidad de que los vecinos y los pequeños municipios puedan aprovechar los recursos”, en referencia a esas comunidades energéticas locales para las que ya anunció la semana pasada una inversión en torno a los 100 millones de euros.

 

Teresa Ribera califica de «barbaridad» el desembalse de los pantanos este verano por parte de las eléctricas

Ribera ha expuesto que se trabaja para poder integrar esas dinámicas de objetivos ambientales y de desarrollo económico a través del proceso de transformación energética, el cual cambiará la forma de producción y almacenamiento de la energía para el aprovechamiento de los recursos naturales.

En este punto, y cuestionada por el papel que desempeñará Extremadura en el impulso del coche eléctrico y por la posibilidad de que la región una factoría de producción de este tipo de vehículos, además de las ya anunciadas fábricas de celdas de baterías y de cátodos, Ribera ha dicho que Extremadura «está en el mapa del plan que pretende utilizar el vehículo eléctrico como uno de los grandes motores de transformación de la cadena de valor».

Todo “depende de cómo vayan madurando las iniciativas privadas y la implicación de las administraciones”, la cual -esta última- «me consta que es fuerte”. «Conforme vayan madurando y asentándose estas iniciativas veremos cómo se van construyendo esas plantas en distintos sitios de la geografía, incluyendo, obviamente, Extremadura”, ha agregado.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.