El Gobierno sube la tensión con las eléctricas. A su ataque contra los ingresos de las centrales nucleares, hidroeléctricas y algunos parques eólicos por los beneficios sobrevenidos por el alto coste del CO2, ahora el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico ha solicitado a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que «analice cualquier posible comportamiento irregular o mala práctica de mercado por parte de los operadores coincidente con la entrada en vigor de la nueva estructura tarifaria».

Se trata de una carta en la que pide formalmente dicha inveestigación, pero fuentes de la CNMC que esa es una tarea que ya realizan porque es una de sus funciones como organismo regulador. «Revisamos las tarifas que se aplican a los consumidores, supervisamos de forma continua los mercados, pero no en plazos cortos. Ahora estamos analizando cómo se aplican las tarifas para evitar abusos y si hubiera irregularidades procederíamos a sancionar», aseguran fuentes de la CNMC.

Y es que desde que el pasado 1 de junio se lanzaran las nuevas tarifas de la luz, el mercado eléctrico se ha vuelto loco con un tsunami de ofertas para los consumidores domésticos de todos los tipos y colores. En esta semana los cambios que se han producido en el comparador de ofertas de electricidad de la CNMC ha sido una locura.

Una semana después ya hay registradas 48 ofertas en el comparador, además de las de la tarifa PVPC que ofrecen las comercializadoras de refereencia. Y faltan muchísimas más ya que estamos hablando de un mercado eléctrico con más de 200 comercializadoras que compran electricidad a diario.

A día de hoy se encuentran diferencias de hasta 264 euros entre la más barata y la más cara. Hace unos días, este diario contó menos ofertas y la diferencia era bastante mayor con más de 375 euros. Así se demuestra lo que está siendo el traslado de datos a la CNMC durante estos días.

El caso es que desde el 1 de junio están sobrevolando las ofertas y se ven precios de tarifas fijas, algunas con descuentos, con revisión en el precio del término de potencia, etc. Hay de todo.

Por eso, Teresa Ribera quiere controlar que no haya malas prácticas al aplicar las nuevas tarifas.

Este lunes, Facua ha denunciado que el precio del recibo de la luz para un usuario medio se ha disparado un 42% en los siete primeros días de junio con respecto al mismo del año pasado. Es cierto que el año pasado en junio todavía la demanda eléctrica era muy baja por el confinamiento, y los precios eran más bajos, perosi se extrapolan a un mes completo los precios aplicados del 1 al 7 de junio, el recibo del usuario medio alcanzaría los 86 euros (impuestos incluidos), frente a los 60,58 euros en que se situó hace un año.

El recibo de este mes, con esos 86 euros, sería el tercero más caro de toda la historia. Así, sólo tendría por delante los 88,66 euros del primer trimestre de 2012 y los 87,81 euros de enero de 2017.

El recibo de la luz se dispara un 42% en lo que va de junio

No es la primera vez que el Gobierno pide a la CNMC que investigue posibles irregularidades o malas prácticas en el mercado eléctrico. En enero, Ribera pidió al regulador que investigara si había habido irregularidades en este mercado, después de que el precio mayorista de la electricidad marcara entonces máximos históricos para una referencia media diaria, con 94,99 euros por megavatio hora (MWh), en plena ola de frío provocada por la borrasca ‘Filomena’.

 

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.