Rusia ha comenzado a llenar hoy el segundo hilo del polémico gasoducto Nord Stream 2, que transportará gas ruso a Alemania por el fondo del mar Báltico, mientras espera la certificación de las autoridades alemanas.

La compañía Nord Stream 2, con sede en Suiza y controlada por el gigante gasístico ruso Gazprom, indicó en un comunicado que el segundo hilo, cuya construcción quedó finalizada en septiembre pasado, será llenado «gradualmente» hasta alcanzar el volumen y la presión requeridas.

En paralelo continúa la labor para lograr la autorización de los reguladores alemanes al gasoducto, que quedó suspendido temporalmente en noviembre pasado hasta que la compañía Nord Stream 2 crea una subsidiaria bajo derecho alemán para gestionar el tramo alemán del gasoducto.

Ello para que la empresa cumpla el derecho alemán y comunitario y opere como operador independiente.

El jueves el responsable de la Agencia Federal de Redes alemana, Jochen Homann, señaló que «no habrá una decisión en la primera mitad» de 2022, por lo que Rusia, ansiosa de recibir la autorización, aún tendrá que esperar.

El gasoducto transporta directamente gas ruso hacia Europa occidental a través de Alemania sin pasar por Ucrania y ha estado rodeado de una gran polémica, con la oposición inicial de Estados Unidos, que el pasado julio dio su visto bueno a cambio de la protección del suministro energético ucraniano.

Además de la autorización pendiente, el gasoducto es objeto de estudio en las capitales europeas y en Washington como posible destinatario de las sanciones sin precedentes que prepara Occidente para disuadir al presidente ruso, Vladímir Putin, de invadir Ucrania, después de que Rusia acumulara más de 94.000 tropas en la frontera con el país vecino.

La ministra alemana de Exteriores, Annalena Baerbock, ha dicho que el anterior Gobierno alemán acordó con EEUU que «si continúa la escalada, este gasoducto no puede empezar a operar sin más», en referencia a la tensiones en la frontera entre Ucrania y Rusia.

El Nord Stream 2 atraviesa las zonas económicas y aguas territoriales de cinco países: Rusia, Finlandia, Suecia, Dinamarca y Alemania.

Sus dos hilos, con sus 1.234 kilómetros de longitud cada uno, tiene una capacidad para transportar hasta 55.000 millones de metros cúbicos de gas al año directamente a Alemania.

Ello, sumado a los 55.000 millones de metros cúbicos de su gasoducto «gemelo», el Nord Stream, permitirá a Rusia elevar hasta 110.000 millones de metros cúbicos el suministro anual de gas.

El Gobierno ucraniano teme que Moscú prescinda, cuando expiren los contratos en 2024, de la ruta que atraviesa Ucrania, lo que no solo le privaría de una importante fuente de ingresos -recibe unos 1.500 millones de dólares al año por el tránsito- sino que daría vía libre para que Rusia intensificase su guerra contra Ucrania.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.