Las empresas alemanas RWE y BASF planean un parque eólico marino de 2GW que suministraría electricidad a las instalaciones químicas de Ludwigshafen de esta última y proporcionaría energía para una planta de hidrógeno verde para 2030.

Los directores ejecutivos de las empresas, Martin Brudermuller (BASF) y Markus Krebber (RWE), han firmado una carta de intención para cooperar en el desarrollo de Lighthouse Offshore-to-X.

El objetivo es electrificar los procesos de producción de productos químicos básicos que anteriormente se basaban en combustibles fósiles.El proyecto podría evitar alrededor de 3,8 millones de toneladas de emisiones de CO2 al año, con hasta 2,8 millones de toneladas directamente en la instalación de Ludwigshafen. El proyecto no requerirá apoyo financiero del sector público pero sí un marco regulatorio.

RWE y BASF dijeron que una licitación por el parque eólico de 2GW debería ser adicional a los 20GW para 2030 que Alemania ya planea. RWE desarrollaría, construiría y operaría el parque eólico, y BASF tendría una participación.

Alrededor de 300 MW se utilizarían para producir aproximadamente 30.000 toneladas de hidrógeno verde al año para su uso en otros segmentos industriales.

Brudermuller y Krebber dijeron: «Juntos queremos acelerar el camino hacia una industria química neutra en CO2 a través de la electrificación y el uso de hidrógeno sin CO2».

 

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.