Siemens sustituirá todos sus coches de empresa por vehículos eléctricos antes de 2030, a través de un modelo que comenzará su implantación a principios del próximo año en Alemania, según ha informado la compañía.

El objetivo es proporcionar a los empleados un mayor acceso a coches más sostenibles y, por lo tanto, ofrecerles un incentivo adicional para utilizar vehículos eléctricos. La organización de la flota de Siemens busca ser más flexible y sostenible, ya que los empleados, en función de sus necesidades, podrán elegir en cualquier momento el tipo de vehículo eléctrico que deseen.

Esta primavera la empresa se unió a la iniciativa EV100 del Climate Group y fijó el objetivo de transición de su flota mundial a la movilidad 100% eléctrica para 2030.

«Cuando se trata de lograr un futuro neutro para el clima, las soluciones innovadoras adicionales para los conceptos de flota alternativos son uno de los principales factores de éxito», ha señalado el director de gestión global de la movilidad en Siemens, Thorsten Eicke. El directivo ha explicado que su nuevo modelo de gestión de flotas se ajusta a su estrategia de lograr un impulso decisivo de la utilización de vehículos eléctricos e híbridos.

Además, Siemens pretende que sus propias operaciones comerciales también sean neutras en carbono para 2030. Se espera que el nuevo modelo de gestión de la flota contribuya en gran medida a la consecución de este objetivo.

Por ello, la empresa se está centrando en sustituir sus coches por vehículos eléctricos. Su flota de coches de empresa para directivos comprende actualmente unos 1.500 vehículos y, de este total, los vehículos eléctricos e híbridos representan ya cerca del 50%. La compañía persigue aumentar sustancialmente este elevado porcentaje de carga en sus instalaciones y reducir el largo periodo de los contratos de leasing.

Las instalaciones de la empresa en Alemania ya cuentan con unas 450 estaciones de carga y se prevén otras 260 para el verano de 2022. Con la tarjeta de carga de Siemens Smart Infrastructure, los empleados pueden acceder a más de 40.000 estaciones de recarga en la red pública de recarga de Alemania.

Para su infraestructura de carga, Siemens utiliza su propia tecnología y las soluciones de infraestructura de Smart Infrastructure Distribution Systems. La empresa comprará además fuentes renovables para que la recarga de vehículos contribuya a su objetivo de neutralidad en lo que a las emisiones de carbono respecta.

Además, el nuevo modelo de gestión de flotas de Siemens busca proporcionar una mayor flexibilidad. La duración de los contratos de leasing se reducirá a sólo un año y los empleados podrán cambiar de vehículo en cualquier momento. El coste de los contratos de leasing variará en función de las emisiones de CO2 de los vehículos seleccionados. Los usuarios del nuevo modelo también recibirán incentivos en forma de transporte.

El modelo ofrece la opción de prescindir de los coches de empresa. No se cobrará ninguna cuota de leasing durante los periodos de no utilización.

Con su nuevo modelo, Siemens colabora con Sixt y utiliza un proceso digital. Con la ayuda de una app, los empleados podrán cambiar de coche por su cuenta con unos pocos de clics y luego recoger sus vehículos a la hora programada en el lugar de Sixt seleccionado previamente. El proceso no requiere ningún contacto interpersonal.

Tras la implantación del nuevo modelo en Alemania, le seguirán otros países europeos. Además de los coches de empresa para los cargos ejecutivos, Siemens mantiene una flota de 45.000 vehículos para el personal de servicio y otros conductores frecuentes de la empresa.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.