Solarpack, especializada en energía solar fotovoltaica, espera en los próximos años una «aceleración de su crecimiento rentable», para lo que va a invertir entre 1.500 y 2.000 millones de euros, como ya se había anunciado.

Solarpack ha celebrado de forma telemática su Junta General de Accionistas, que ha aprobado las cuentas del ejercicio 2020, con un beneficio neto de 10,4 millones de euros, lo que supone un 14 % menos que en 2019.

El nuevo presidente ejecutivo, Ignacio Artázcoz, y el consejero delegado, Pablo Burgos, han detallado el ejercicio pasado y los planes futuros, sin novedades, dado que el plan estratégico fue anunciado hace solo un mes.

La empresa con sede en Getxo (Bizkaia) ha diseñado una estrategia de crecimiento para los próximos años que supone un volumen de inversión de entre 1.500 y 2.000 millones de euros hasta 2026.

Para poder financiarlos, la compañía tiene previsto reinvertir su generación de caja operativa (54 millones en 2020), financiarse con deuda de proyectos y con su capacidad de apalancamiento a nivel corporativo. Además, no repartirán dividendos en el corto plazo.

La deuda actual es de 350 millones, aunque está vinculada a la construcción de los parques solares, de manera que al terminarlos se venden y se amortiza la deuda.

Si en los próximos años el crecimiento se acelera aún más, plantearán ampliaciones de capital.

Con este plan prevé alcanzar una potencia instalada o en construcción de 1,8-2 GW a final de 2023, con una tendencia a 4 GW al final de 2026.

Más de un 80 % del crecimiento vendrá de sus mercados actuales –España, EEUU, India, Latinoamérica– y la empresa entrará de manera selectiva en nuevos mercados, con especial atención al Sudeste Asiático y a África.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.