La firma automovilística Toyota se encuentra inmersa dentro de su «mes verde» y por ello ha anunciado que ha puesto en marcha el ‘Desafío Medioambiental Toyota 2050‘ que, entre otras medidas, pretende dejar de generar una huella negativa en la naturaleza e incluso producir un impacto neto positivo en el medio ambiente.

Para ello, se ha marcado varios objetivos coincidentes con los ODS (Objetivo de Desarrollo Sostenible). Una de estas metas es reducir su impacto en el ciclo del agua, evidenciado en actos como la reducción de un 35% del uso de agua por vehículo en los últimos 20 años, la instalación de plantas de tratamiento de aguas y de aprovechamiento del agua de lluvia o la reducción del consumo de agua por vehículo lavado en un 68% desde 2017, (el equivalente a 8 piscinas olímpicas).

Otro objetivo es el impulso al reciclaje, con la meta de que el 100% de las piezas de automoción sean reutilizadas o recicladas, y evitar los residuos de vehículos en vertedero. Para esto han creado instalaciones modelo para el tratamiento adecuado de vehículos al final de su vida útil en Bélgica y Malasia, específicas para vehículos Toyota.

Además, en Europa, en las pruebas realizadas en el tratamiento de vehículos al final de su vida útil, se consiguió un 96,9% de reutilización y recuperación de los materiales y componentes de un Prius enchufable.

También se ha logrado un aumento en el índice de recuperación y reciclaje de baterías de plomo (un material muy contaminante) y gracias a la digitalización de los catálogos se ahorran nueve kilogramos de emisiones de dióxido de carnono por cada catálogo.

Por último, desde Toyota se han fijado el objetivo de construir una sociedad en armonía con la naturaleza con el propósito de contribuir positivamente sobre las comunidades y la biodiversidad. Para ello, el proyecto ‘Today for Tomorrow’, ha apoyado la conservación de especies en peligro de extinción (más de 21.000 especies durante cuatro años) en colaboración con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Otro ejemplo es el Programa de Educación para el Desarrollo Sostenible de Toyota, en el que han participado 77.000 alumnos de 14 países en los últimos cinco años. Este proyecto, apoyado por la Red Internacional de Ecoescuelas, está centrado en la biodiversidad, especialmente de plantas y especies asociadas a éstas.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.