La firma automovilística Toyota está desarrollando un motor a base de hidrógeno, por lo que lo ha montado en un vehículo de competición basado en el Toyota Corolla Sport, dentro del equipo ORC Rookie Racing.

Tal como ha explicado la marca, al poner a prueba su motor de hidrógeno en desarrollo en las exigentes condiciones de una competición de automovilismo, Toyota espera poder contribuir a la consecución de una sociedad basada en la movilidad sostenible.

Los vehículos eléctricos de hidrógeno, como el Toyota Mirai, utilizan una pila de combustible en la que se produce una reacción química entre el hidrógeno y el oxígeno presente en el aire para generar electricidad que a su vez alimenta un motor eléctrico.

«Por otra parte, los motores de hidrógeno generan energía mediante la combustión del hidrógeno, utilizando los sistemas de suministro e inyección de combustible que han sido modificados a partir de los empleados con los motores de gasolina», ha explicado la empresa.

Así, salvo por la combustión de pequeñas cantidades de aceite del motor durante la conducción, como sucede también con los motores de gasolina, las mecánicas de hidrógeno emiten cero gramos de dióxido de carbono (CO2) durante su uso.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.