Toyota Motor Europe (TME) ha empezado a transportar sus nuevos vehículos por ferrocarril a través del Canal de la Mancha entre su centro de logística de Valenciennes (Francia) y Toton (Reino Unido), en línea con su ambición de descarbonizar sus operaciones logísticas.

Toyota Europa, junto con sus socios logísticos, Getlink y CAT Group, transportará inicialmente unos 70.000 coches al año, lo que equivale a 270 trenes anuales. Los vehículos híbridos eléctricos Corolla producidos en su planta de Derby se transportarán a su centro de Valenciennes, y los Yaris híbridos eléctricos producidos en Francia se entregarán en el Reino Unido.

El Grupo espera que este nuevo tráfico internacional de mercancías suponga una reducción de las emisiones de CO2 superior al 10% para la red logística total de TME y que reduzca los plazos de entrega en aproximadamente un 50%.

Esta iniciativa sitúa a Toyota como el único fabricante de automóviles que utiliza actualmente el enlace del túnel del Canal de la Mancha para el transporte de nuevos vehículos.

Como parte de los objetivos de Toyota Europa para lograr la neutralidad en materia de emisiones de carbono para 2040, Toyota tiene previsto transformar algunas de sus principales rutas logísticas europeas en transporte ferroviario para 2025.

La segunda fase del Proyecto Ferroviario de TME comenzará en abril, cuando su centro logístico de Valenciennes se conectará con la planta de la compañía en Kolin (República Checa), donde produce el Yaris y el nuevo Aygo Cross.

La red ferroviaria paneuropea se ampliará con rutas logísticas adicionales hacia Italia, España y Turquía. Tras la finalización de esta fase, la empresa prevé que ahorrará más de 7 millones de kilómetros de transporte en camión al año, lo que supondrá una reducción de las emisiones y del uso de la carretera.

Leer artículo original…